Situaciones en las que se recomienda la consultoría:

  • Empresas que quieren impulsar el cambio.

  • Situaciones de conflicto entre departamentos.

  • Exceso de bajas y merma del rendimiento de las personas.

  • Alto nivel de estrés o desmotivación.

  • Procesos de reconversión, integración, EREs.

  • Situaciones atávicas que no cambian.

  • Dirección ineficaz de personas.

Metodología

Combinando la consultoría de procesos con el desarrollo organizacional nuestras intervenciones usan entrevistas individuales, observaciones reales de reuniones, observaciones de acompañamiento a los profesionales, feedback, cuestionarios, revisión de la documentación corporativa, etc. Todo encaminado a detectar el área ciega de las relaciones profesionales y de la estructura de la organización, así como los posibles conflictos, ocultos o no ocultos.

Finalmente se ofrece un informe en donde se contrasta el organigrama formal con el funcional, pautas culturales de comportamiento, creencias que hacen ineficaz el trabajo cotidiano y recomendaciones sobre pautas de acción a nivel de dirección de personas y de organización. Se recomiendan igualmente acciones de mediación de conflictos, si se considerara oportuno.

¿Qué es la Consultoría?

Una intervención que la empresa solicita a los consultores para diagnosticar situaciones ineficaces dentro de la organización.

Objetivos:

  1. Proponer una investigación entre consultores y clientes. Cuando acaba la intervención, la acción de la consultoría sigue en la mente de los participantes, inquietando y dando lugar a nuevas posibilidades de explorar e investigar lo que se ha planteado en las intervenciones.

  2. Analizar y poner en tela de juicio las prácticas limitantes de los profesionales con el ánimo de impulsar la propia responsabilidad y la motivación.

  3. Proponer consultores que conocen los fenómenos grupales y las variables estructurales y emocionales de los sujetos y las organizaciones. Suelen ser observadores participantes.

  4. El resultado final es la transformación personal y, por qué no, de la organización en la que trabajan, revisando variables culturales para dar lugar a nuevas formas de comportamiento y a reposicionamiento de roles y cargos.