Promovemos la implantación integral de sistemas de inteligencia emocional, propiciando el cambio tanto en las personas como en las organizaciones.

Herramienta de trabajo

- La movilización de emociones y pensamientos. Hacernos conscientes y que impacte en las relaciones personales, en el trabajo y en la salud.

 

Metodología

1. Descubrir cómo eres y lo que sientes realmente. Para ello hace falta observar cómo funcionas, ante qué personas o situaciones te enfadas, ante cuáles te agobias, ante cuáles tienes miedo, ante quién o qué cosas te sientes seguro, qué necesitas para estar tranquilo. Tenemos que enterarnos de qué condiciones le pones al mundo para sentirte bien y cómo te autoengañas.

2. Aceptar. Lo que hemos descubierto en la fase anterior, lo más probable es que nos produzca vergüenza o culpa. Es algo que no nos gusta y que juzgamos como malo. Nuestro objetivo va a ser integrarlo. Hacer consciente la culpa sirve para recuperar o restituir en nosotros mismos los aspectos de los que nos avergonzamos, reprimimos o queremos quitarnos de encima. Este trabajo nos hará recuperar información fundamental para ser auténticos y gozar de plenitud. No maquilles: reconoce y acepta.

3. Actuar. En las fases anteriores habrás aprendido quién eres realmente y lo que quieres. En esta última descubrirás las acciones concretas que son coherentes con todo ello. Descubrirás dónde quieres ir y de qué forma. Es un proceso natural que surgirá espontáneamente. Nosotros sólo estaremos ahí para ayudarte a definirlo.